lunes, 16 de agosto de 2010

Parashat Ki Tetzeh



A TIEMPO

Por: Rabino Amram Anidjar Sh"lita

En nuestra Parashá hay un versículo muy pequeño, pero muy grande por su contenido, por su mensaje. En él se encuentra el secreto de cómo recibir de Dios, lo que nos pertenece, a tiempo. Sin inconvenientes y con alegría. La guerra nos explica que hay cuatro causas que provocan que los bienes, de las personas, disminuyan. Una de ellas es el no pagar a tiempo a los empleados. En la Torá está escrito: “Beyomó Titén Sjaró” -En su día, pagarás su sueldo-, de aquí aprendemos la obligación de pagar a tiempo a nuestros empleados. Así también dice nuestra Parashá: “Ki Tadur Lo Teajer Leshalmó” -Cuando jures, no demorarás en pagar-, cuando hagas una promesa, no demores en pagarla.
Si pagamos a tiempo, Dios no demorará en pagarnos a tiempo. En cada Rosh Hashaná, Dios establece cuánto y cuándo vamos a recibir lo que nos corresponde, pero si nosotros no ayudamos a pagar tiempo nuestras obligaciones, entonces Dios tampoco lo hará con nosotros. Si pagamos a tiempo, automáticamente estaremos causando que Dios también nos pague a tiempo.
El Shuljan Aruj establece como una mitzvá, cancelar el sueldo de los empleados, en su día. El Bayit Hayehudi, en nombre de otros legisladores, establece que si un pobre viene a pedir caridad, el día en que debemos cancelar los sueldos de los empleados, prohibido darle de ese dinero al pobre, primero hay que cancelar los salarios y después, si sobra, darle al pobre.
Incluso dice la halajá que primero hay que disminuir de los gastos que hacemos para Shabat, con tal de pagarles a tiempo a los empleados. También está prohibido comprar mercancía nueva, cuando todavía les debemos plata a los proveedores, ese dinero hay que invertirlo en cancelar nuestras deudas pendientes.
Vamos a traer varios ejemplos, en los que nos podemos encontrar día a día. Hay que aclarar que según Maimónides, la obligación de pagar a tiempo incluye a los goyim también.
Cuando se alquila una casa, y los inquilinos establecieron una fecha de pago del alquiler a su dueño, deben cancelar el pago en ese día. Bien sea casa, oficina, tienda, de cualquier forma deben cancelar a tiempo.
Cuando recibimos cualquier tipo de servicio y le decimos al quien nos lo hizo, que le cancelaremos otro día. Si lo establecido era eso, entonces no hay problema, pero si no fue así, estaríamos violando esta ley. Pues el empleado estaba contando con ese dinero y ahora que no se lo pagamos, no tiene otra opción que esperar, a lo mejor por vergüenza fue que no nos exigió el pago, o porque nos teme, etc. De cualquier forma si no fue lo pautado, estaríamos incurriendo en la prohibición de no pagar a tiempo.
También esta ley se aplica con los empleados de la fabrica, de la tienda, la señora que limpia la casa, si establecimos cierta fecha para cancelarles su sueldo, debemos de hacerlo sin ninguna excusa.
Siempre hay que actuar así, para que Dios también nos pague con lo mejor y a su tiempo.
En el Tanaj está insinuado esto, el rey David fue ungido como rey a escondidas, solo el profeta Samuel quien fue el que lo ungió, sabía, junto a su familia que también lo sabía. Esto ocurrió cuando David tenía 28 años, pero recién a los 37 años fue que empezó a gobernar como rey. ¿Por qué se demoró Dios en llevar a acabo su designio?
El Tanaj nos cuenta que una vez Ishai, el padre de David, lo mandó al frente de guerra, con el dinero que les correspondía a los soldados de las fronteras. Cuando David llegó a ese sitio vio, a lo lejos, que Goliat estaba gritando y maldiciendo. En ese momento le dio el dinero a un hombre para que se lo cuidara y se preparó para combatir. Cuando triunfó y mató a Goliat, fue invitado a un banquete de agradecimiento a Dios por el milagro, después de todo ese tiempo David se acordó del pago de los soldados de las fronteras que todavía no se había hecho efectivo, fue, retiró su dinero y se lo dio a general encargado de los soldados de las fronteras. Debido a que se tardó en pagarles a esos soldados, Dios se demoró en hacer realidad su designio.
Veamos la diferencia que había entre David y su hijo Shlomó. El libro de reyes nos cuenta que el rey Shlomó, una vez culminada la construcción del Templo y del palacio del rey, fue a donde el rey Dor-Jiram a cancelarle sus servicios prestados. De aquí aprendemos lo meticuloso que era Shlomó con el pago a tiempo. Tanto es así, que cuando David le preguntó a Dios cuándo iba a morir, Dios le respondió que eso no se lo revelaba a nadie. David le pidió que, por lo menos, le revelara en qué día de la semana moriría, Dios accedió y le respondió que moriría en Shabat. Cuando escuchó David que moriría en Shabat, le pidió a Dios que por lo menos fuera un día más tarde, con tal de disfrutar del Shabat. Entonces Dios le respondió que no podría complacerlo, ya que había establecido que el reinado de Shlomó empezaría un Shabat. A alguien como Shlomó, que tanto se preocupó en pagar a tiempo, no le podía atrasar su reinado, incluso por un día. De este relato podemos ver que Dios no se demora, ni siquiera un segundo más, en pagarle a quien se comporta de la misma forma como lo hizo el rey Shlomó.
Debemos cuidarnos muchos en pagar a todos a tiempo para que todo lo bueno, que Dios tiene esperando por nosotros, nos llegue a su tiempo, para que el Mashiaj no demore su llegada. Ahora es que entiendo por qué lo llaman Mashiaj Ben David (El ungido, hijo de David), como el hijo de David, Shlomó, que siempre pagaba su tiempo, y por lo tanto Dios siempre le pagaba a él con bendiciones y abundancias, a tiempo.
Así también nosotros debemos saber que si pagamos a tiempo, recibiremos el Mashiaj a tiempo, y si pagamos antes de tiempo, recibiremos al Mashiaj antes de tiempo. Amén.

Escuchelo dandole play al reproductor.



Descarguelo "AQUI"

No hay comentarios:

Publicar un comentario