domingo, 16 de enero de 2011

Sólo eran 600

Por: Boaz Fariñas

El relato del Midrash nos dice que solo 600 carros Egipcios persiguieron al pueblo hebreo luego de que el faraón se diera por enterado que Am Israel no pensaba volver a Egipto. Lo más sorprendente de esta situación es que el nerviosismo se apoderó del pueblo al punto que muchos consideraron la idea de un suicidio colectivo, otros creían que lo mejor era volver a Mitzraim y vivir como esclavos, otros se prepararon para la Miljama (guerra) y otros por su parte rezaban.
Solo con lo que HaShem dijo a Moshé Rabenu resolvió la discusión que tuvo el pueblo hebreo: “Dile a el pueblo que avance”. Así se resolvió todo el debate, causado solo por la persecución de 600 carros de Faraón.

Tomemos en cuenta que se calcula en 600.000 hombres los que salieron de Mitzraim sin contar a mujeres y niños 3.000.000, como podemos ver el principal inconveniente de esta situación era la principal limitación que tuvo el pueblo en ese momento y era que ellos hacia meses ya no eran esclavos físicos de Egipto pero si lo eran emocionalmente, como lo afirma el Rabino Yosef Slavin:

“Benei Israel pudieron ser sacados de la esclavitud pero no se había sacado la esclavitud de ellos”.

No era necesario ni considerar la idea de un suicidio colectivo, tampoco la de volver, muchos menos para ir a la guerra contra los ya de por si heridos Egipcios y aunque parezca mentira no era tampoco tiempo de rezar, estábamos a punto de ver uno de los milagro más grande de la historia, la apertura del mar y solo lo que teníamos que hacer era avanzar a pesar de ese inmenso obstáculo al frente, la orden fue “Dile al pueblo que avance”.

Es muy evidente la lección que nos deja esta parashà, a pesar del inmenso obstáculo al frente de nuestras narices debemos seguir adelante, no detenernos y veremos cómo logramos pasar la dificultad.

Que sea la voluntad de HaShem que podamos ser mejores judíos cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario