jueves, 9 de enero de 2014

¿POR LA VIDA?

Por: Boaz Fariñas

 Al momento del Kidush decimos “Le Jaim” con motivo de la alegría que nos produce la celebración del Shabat, el mismo vino nos alegra como lo dice el Tehilim 104:15 “El vino alegra el corazón del hombre”. Aunque todo esto es cierto se nos plantean diferentes situaciones
en lo que refiere a la bebida, en el presente articulo procuraremos hacer un análisis al referente del alcoholismo en el judaísmo. 

¿Qué es el alcoholismo? 

La enciclopedia virtual wikipedia sugiere una respuesta a la pregunta planteada: “El alcoholismo es una enfermedad que consiste en padecer una fuerte necesidad de ingerir alcohol, de forma que existe una dependencia física del mismo, manifestada a través de determinados síntomas de abstinencia cuando no es posible su ingesta. 

El alcohólico no tiene control sobre los límites de su consumo, el cual va en aumento a medida que se desarrolla tolerancia a esta droga. Hasta el momento no existe una causa común conocida de esta adicción, aunque varios factores pueden desempeñar un papel importante en su desarrollo. Las evidencias muestran que quien tiene un padre o una madre con alcoholismo tiene mayor probabilidad de adquirir esta enfermedad, una puede ser el estrés o los problemas que tiene la persona que lo ingiere. 

Algunos otros factores asociados a este padecimiento son la necesidad de aliviar la ansiedad, conflicto en relaciones interpersonales, depresión, baja autoestima y aceptación social del consumo de alcohol”. El alcoholismo y sus efectos Es conocido por todos los terribles daños que ha causado el consumo de bebidas alcohólicas en las carreteras y autopistas en el mundo, muchos son los conductores que en estado de embriagues han terminado con la vida de personas inocentes, en muchos casos hasta el mismo conductor ha perdido la vida. 

Las cifras en Colombia por ejemplo son alarmantes, en un artículo publicado por El Espectador dice: “Estos son los datos de la corporación Nuevos Rumbos. Consumo de licor: el 87% de los menores de 17 años ha tomado alcohol alguna vez en la vida, el 67% lo ha hecho en el último año, el 27% en el último mes y el 13% en la última semana (es decir, ya tienen un problema grave). “Son datos muy graves teniendo en cuenta que quienes comienzan a consumir alcohol antes de los 14 años, tienes diez veces más probabilidades de involucrarse en consumo de sustancias ilegales que alguien que no consume licor”, dice Augusto Pérez Gómez y aclara que las cifras se desprenden de un estudio de 2009, realizado en nueve ciudades de Colombia, a diez mil jóvenes. “Son las cifras más recientes que hay”, dice. Más resultados de ese estudio: el 15% de los adolescentes admitió haber consumido alcohol dentro de su colegio, el 10% dijo haber llegado al colegio habiendo consumido licor, y el 8% admitió haber tomado varios días seguidos. El 4% toma solo. Consumo de drogas: 4,5% de los jóvenes colombianos ha consumido cocaína alguna vez, y más del 2,5% lo hace con alguna frecuencia. El 9% fuma marihuana habitualmente. “Es un escenario bastante problemático —enfatiza Pérez Gómez— en el que queda claro que los adultos no estamos cumpliendo con nuestras responsabilidades”. Pero… ¿Qué tiene que ver con el judaísmo todo este tema del alcoholismo? Son muchos los relatos y advertencias que encontramos en nuestros escritos que nos advierten de ser personas moderadas en todas las áreas de nuestra vida, esto incluye la manera como consumismo bebidas alcohólicas. 

Famoso es el texto del Midrash Tanjumá 58:

“Si un hombre toma una copa, es tan manso como un cordero y si bebe dos vasos, es jactancioso y se siente tan fuerte como un león, si bebe tres o cuatro vasos, se comporta como un mono, baila alrededor, canta, habla tonterías y no sabe lo que está haciendo, y si se intoxica, se parece al cerdo”. 

Como podemos ver ya hay una advertencia al respecto del abuso de la bebida. El Jajam Isaac Betesh Nissan Sh”lita al respecto del consumo de alcohol dice: 

“Hace varios un tiempo estaba leyendo en mis primeros años de la carrera de medico un articulo sobre la cantidad de alcohólicos que hay en México y la cantidad de complicaciones que esto produce, cuando leí ese articulo vi algo que me halago mucho, ya que se habían analizado los aspectos socio-culturales de los grupos humanos que menos incidencia de alcoholismo tienen, y decían que una de sus características de estos grupos humanos es cuando los niños ingieren bebidas alcohólicas desde pequeños, al contrario de lo que podría pensarse siempre toman esas bebidas diluidas dentro de un grupo familiar y generalmente en poca cantidad lo cual es una característica para no hacerse alcohólico. También decía que habitualmente las bebidas que mas se consumen tienen muy poco componente alcohólico, estas bebidas se consideran como alimento si se consumen en el curso de las comidas, en estas familias y en estos grupos culturales, los padres siempre son ejemplo de consumo moderado de bebidas alcohólicas, es entonces cuando empiezan a describir las características de esos grupos que tienen poco alcoholismo, me empecé a sentir identificado con el pueblo de Israel, que desde niño se ve que se toma no como alcoholismo si no como algo familiar. Al final del artículo ¿Qué decía? “Por eso los mas bajos índices de alcoholismo son como ejemplo las comunidades chinas y judías”. 

Con la lectura de ese articulo se puede asumir el presumible error de que todo esta marchando bien en lo que respecta a los niveles de alcoholismo dentro del pueblo de Israel actualmente. 

Sin embargo él Jajam Nissan cita el libro –Jews For Nothing- el cual dice: “Mientras que las comunidades a través del mundo se ganaron la gran fama a través de los siglos de ser muy disciplinados los bebedores y que la única vez que tomaban vino era en el Kidush de Shabat, eso era antes. Ahora los Rabinos han tenido que acudir a los grupos de alcohólicos anónimos, no porque los Rabinos sean alcohólicos, pero si para pedir ayuda y aprender como ayudar a sus comunitarios. Continua citando lo que dice un psiquiatra judío en el mismo libro diciendo “Antes cuando queríamos conseguir un hotel para hacer una convención no era fácil conseguirlo, no por antisemitismo, el argumento era “los judíos no toman nada de alcohol, lo que indicaba que no era buen negocio por el bajo nivel de consumo. Pero ahora, nos prestan los hoteles el mejor que queramos”. 

¿Solo en Purim? 

El Rabino Isaac Sacca en una carta abierta en ocasión de Purim del año 5769 dice lo siguiente: 

“La norma relacionada con la bebida en Purim consiste en tomar un poco más de lo usual, de acuerdo a cada individuo; pero está prohibido por la ley embriagarse, ya que es considerado como una actitud despreciable e indigna que perjudica la salud del alma y del cuerpo. Rabi Iosef Caro autor del Shuljan Aruj código principal de la ley judía escribe en el capítulo 695 de las leyes de Purim "Lo que dice el Talmud que debe la persona beber en Purim no se refiere a embriagarse ya que no hay pecado más peligroso que emborracharse, que conlleva a la promiscuidad, la agresión, el asesinato y a muchas otras faltas, por ello en Purim no debe tomar sino un poco más de lo usual". 

Así escriben también los libros Iad Efraím, el Rama, en el inciso 2 (Codificador de las costumbres azkenasim) que dice que solo beba hasta generar en la persona sueño, pero que no se emborrache en Purim .También el Sefat Emet sobre Meguilat, Col Bo, Ben Ish Jai, Ben Iehodaia sobre Meguilá, Emek Beraja en nombre del Rab Israel Salanter, Sefer Ameorot de Rabi Meir Ameili y en el Pele Ioez y así dictamina el Rabí Ovadía Yosef. Y otras decenas de sabios más, advierten sobre esta mala actitud de emborracharse en Purim. El Rambam también escribe lo mismo en el capítulo 2 inciso 15 de las leyes de Purim y en sus libros advirtió también que "no hay conducta más impropia y deplorable en el ser humano que el emborracharse. Asimismo, advertimos sobre la vergonzosa actitud de interrumpir la lectura de la Meguilat. 

Los ruidos y gritos provocan que ninguno de los presentes pueda cumplir con la Mitzvá. Este comportamiento menosprecia los mandamientos y la Casa de Hashem, burlándose de todo y de todos. El Rabi Haim Iosef David Azulay, el Hida, escribió en el libro Leb David que: "Si el pueblo de Israel en lugar de dedicar el día de Purim a la burla y a la bebida, se comportara con santidad, dedicando la alegría al Eterno, y se ocupara de la Toráh y las Mitzvot, llegaría el Mashiaj. Por consiguiente, hacemos un llamamiento a toda la comunidad a respetar y honrar la festividad de Purim con alegría y santidad”. Entonces ¿Esta prohibido tomar alcohol? No esta prohibido ingerir bebidas alcohólicas, lo que si definitivamente esta prohibido es abusar del alcohol y embriagarse, considerado eso algo deplorable por Rabi Moshe Ben Maimon. 

Todo con moderación como lo explica el Rabino Eliezer ShemTov:

“Encontramos una discusión en el Talmud (Berajot, 40a) sobre cuál fue el Árbol de Conocimiento del Bien y el Mal que HaShem les había prohibido a Adán y Eva en el jardín del Edén. La opinión de Rabí Meir es que fue la uva. Fundamenta su opinión en el hecho de que “la uva lleva al llanto” como vemos en el caso de Noé que plantó una vid luego de haber sobrevivido al Diluvio, se emborrachó de su vino y hubo consecuencias negativas. O sea, la uva es un árbol que nos permite conocer el bien y el mal; depende de la cantidad que uno consume”. 

En conclusión

Disfrutemos de todo lo que HaShem creo, disfrutemos de lo que Él Arquitecto del mundo a dispuesto para cada de uno de nosotros. Disfrutemos demostrando que somos Or LaGoyim. 

Quiera HaShem que cada dia podamos llegar a ser buenos y mejores judíos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario